jueves, 22 de septiembre de 2011

Entrevista: La Oreja de Van Gogh: "Estamos aquí para hacer música, no para echar barriga en business"

Los donostiarras presentan 'Cometas por el cielo', un disco mucho más enérgico que los anteriores con el que quieren demostrar que no se repiten
Llevan más de una década en la música y La Oreja de Van Gogh (LODVG) aún puede presumir de estar en la brecha con más de ocho millones de discos vendidos en toda su carrera. Con un nuevo y “enérgico” trabajo bajo el brazo, Cometas por el cielo (que ya es número uno de ventas en España), y con muy buen ánimo a pesar de la maratoniana gira de presentación, Leire, Xabi, Pablo, Álvaro y Haritz se pasaron por el plató de LaVanguardia.com para charlar sobre su nuevo disco y presentar en formato acústico el primer single, La niña que llora en tus fiestas.
El primer single suena bastante electrónico ¿Cambian de rumbo musical?  
Pablo: La verdad es que con este single sí que hemos querido dar un golpe en la puerta y llamar un poco la atención. Es la canción en la que quizá más hemos probado, más hemos apostado con sonidos, con ritmos… Digamos que es esa canción con la que nos apetecía empezar otra vez la andadura de un nuevo trabajo. Este disco tiene de todo pero sí hemos intentado ir más allá, evolucionar como grupo y probar cosas nuevas porque creemos que hay que seguir creciendo.
Esto de que con la edad uno se vuelve más calmado en el caso de ustedes no es así ¿no?
Xabi: En nosotros la reacción ha sido la contraria. Cuando dicen de uno que el disco es adulto y maduro nos suelen temblar las canillas. Es: “atención que se avecina disco doble aburridísimo”. Nos daba mucho miedo que dijeran de nosotros que volvíamos a repetir fórmulas clásicas. No queríamos tampoco hacer un disco adulto, ni maduro, ni cosas así porque nos sonaba un poco a canciones largas, aburridas, como mirándonos demasiado a nosotros mismos… dándonos demasiada importancia. Lo que queríamos era justo lo contrario: velocidad, energía, caña. Queríamos un poco el espíritu del escenario.
Pero tratan temas adultos como el del conflicto vasco… 
Álvaro: Sí. No nos gusta decir adulto, pero nos preocupamos de cosas propias de chicos de nuestra edad. Cuando empezamos teníamos 20 años y una visión mucho más juvenil de las cosas. La temática de este disco entra dentro de las preocupaciones de cualquier persona de 30 y pico años: la esperanza de que termine el terrorismo y ETA desaparezca, las relaciones homosexuales, la muerte…
El primer single suena desde hace dos meses ¿Qué les dice la gente? 
Haritz: La respuesta con La niña que llora en tus fiestas ha sido espectacular. Fue un poquito de apuesta porque sabíamos que es una canción un poco especial y que tiene un sonido diferente a otras cosas que hemos hecho. Pero parece que ha salido bien. Todo el mundo nos ha dicho que le ha encantado, que les parece un paso más.
¿Reciben mucho feedback a través de las redes sociales? 
Leire: Mucho. Creo que estamos presentes en las más conocidas: twitter, facebook, tuenti… Esto nos acerca mucho a nuestros seguidores. Creemos que es importante que a la persona que te sigue le llegue la información de primera mano. Así no hay malos entendidos y cuando quieres contarles algo lo haces de primera mano. Todo va mucho más fluido, mucho más rápido y de forma más directa.
Sacaron el disco en martes y 13. No son supersticiosos… 
X: Somos muy poco supersticiosos. Frente a la superstición, preferimos los hechos reales como son los fans y el cariño que estamos recibiendo de la gente. Eso sí que es palpable, tangible y demostrable.
Á: Frente a la superstición ¡hoguera! (risas)
En estos años ¿cuál ha sido el momento más difícil de del grupo? 
P: Hombre, el único momento complicado que hemos tenido fue cuando Amaia decidió dejar el grupo y empezar su carrera en solitario. Pero la verdad es que al final, mirando las cosas con perspectiva, te das cuenta que fue hasta mejor y que ahora estamos viviendo un momento impresionante y disfrutando muchísimo otra vez de todo esto. Fue una suerte contar con Leire. Estamos como si hubiera vuelto a empezar el grupo.
Relanzarse... 
Á: Sí. Es una inyección de fuerza, de vitalidad. De todos modos no podemos decir algo peor porque si lo peor es que llegara Leire… no puede ser (sonríe)
¿Leire fue el momento más dulce? 
X: Sí, también. Después del susto está la recompensa. Y el sol se valora el doble después de una tormenta. ¡Estoy prolífico! (risas)
Á: Y después de la bronca llega la reconciliación.
Leire, después del primer trabajo ¿Ya se siente 100% consolidada dentro del grupo? 
Sí, sí. Evidentemente A las cinco en el Astoria tenía todo el sentido del mundo. Pero han pasado cuatro años y es verdad que ahora tiene todo mucho más sentido, nos conocemos más, he formado parte de procesos que antes no conocía, he vivido toda una gira… Ahora ya sé lo que me espera porque antes no tenía ni idea.
¿La crisis les ha hecho cambiar la manera de trabajar? 
X: La crisis económica que está viviendo el planeta es terrible pero es que encima la industria musical ya venía tocada de antes. ¡Imagínate cómo puede estar el asunto ahora! Toca apretarse el cinturón pero afortunadamente, por lo menos de momento, en cosas accesorias, en comodidades prescindibles. Supongo que cuando nos toque cruzar el charco seguramente tendremos que ir más apretaditos. Pero afortunadamente la crisis no ha afectado a aspectos creativos ni a la grabación. No olvidemos que estamos aquí para hacer música, no para echar barriga en business en Iberia… porque se puede perder la perspectiva muy fácil.
Y de manera más particular ¿Les afecta la crisis? 
L: Es inevitable.
Á: Nuestro entorno, nuestras familias, nuestros amigos… lo están pasando mal.
P: Además es una situación de malestar, de incertidumbre… que la vive el país y nosotros también porque somos conscientes de todo.
X: Y políticamente se nota. Al hilo del pesimismo del que hablaba Pablo, hay un descontento general con la clase política que, joder, es un poco inquietante. Es importante que exista una clase política que lidere bien el país. Y la juventud no debe perder la fe en el ejecutivo. Es importante que estemos más juntos y más demócratas que nunca para mejorar las cosas.
Y ahora que todo el mundo revisa hasta el último céntimo que se gasta ¿qué motivos la darían a alguien para que invierta el dinero que cuesta un CD en Cometas por el cielo
X: No vamos a empezar a lanzar soflamas porque están las cosas como están… Además tienen que ser las discográficas las que sepan vender mejor los discos… Así que solo nos queda un motivo: Si te lo descargas en ITunes o si te compras un CD suena mejor. Es lo único que nos queda (risas): la calidad es mejor. Por nuestra parte, que canten nuestras canciones. No vamos a entrar en cómo han llegado a sus oídos… (sonrisa).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada